Segovia Entre Libros

Historia – Naturaleza – folk – narrativa

La vida de un pañero venido a menos en la Segovia de Carlos II

Editado por on Nov 13, 2018

La vida de un pañero venido a menos en la Segovia de Carlos II

Ediciones Derviche presenta Tu gloria será eterna, de Carmen García Rodríguez Alonso A. Primera incursión de la escritora afincada en de Navas de Oro en la novela histórica, en un relato que discurre entre Segovia y Madrid. La historia de un hombre justo que trato de vivir con honor y en paz una época compleja en la que la supervivencia justifica cualquier medio, incluso el asesinato en nombre de la fe. Tu gloria es eterna está ya a la venta al precio de 16,95€. Por deseo de la autora el 100% de los beneficios del libro se destinan a la Asociación Española Contra el Cáncer.

Esta es la segunda novela de Carmen García, tras Uñas de Gata, y un punto de inflexión en la trayectoria de esta auxiliar de enfermería de Navas de Oro, formada en la prestigiosa Escuela de Escritores de Madrid, y que hasta la fecha ha trillado campos como la situación de la mujer y la literatura erótica. Un drama histórico rigurosamente ambientado a finales del siglo XVII, en una Castilla crepusculuar. Tras la ruina de la industria del paño, Alonso, hijo de un pañero segoviano, debe buscarse la vida en el Madrid de Carlos II. Ahí da con una familia de “labradores de cuero” y el protagonista se adentra en el mundo de las tenerías y los peleteros. En la aventura vital de Alonso la autora se detiene en aspectos como la inquisición, la recreación del universo opresivo de los oficios del Madrid de los Austras, la situación de la mujer, la evocación de Segovia, misterios familiares y amores prohibidos que Alonso evoca en vísperas de su regreso a Segovia.

“La novela histórica nos permite rodear la trama de un marco de gran interés. Como lectora me interesa el ejercicio de aprendizaje que supone la inmersión en otra época, como escritora es un reto, intentar pensar como hace 300 años, camuflar el lenguaje actual, documentarse…”, explica.

“Llevo muchos años con historias en el cajón, con la idea de ponerme más en serio con eso con la jubilación. Circunstancias de la vida me hicieron ver que no valía la pena aplazar los planes y me lo propuse más en seio. Estaba a gusto con las ideas, pero no con la forma. Me apunte a la escuela de escritores y ha sido una experiencia muy enriquecedora que me ha ayudado a dotarme de herramientas que desconocía”.

Comprar Read More

Sepúlveda: lo que nos cuentan los capiteles

Editado por on Oct 24, 2018

Sepúlveda: lo que nos cuentan los capiteles

(Artículo publicado en Dipsegovia.es) La Diputación de Segovia ha servido de escenario para la presentación esta tarde de la obra “Creatividad y etnografía en la comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda”, publicada con una de las becas de investigación concedidas por el Instituto de la Cultura Tradicional Manuel González Herrero a la profesora de Comunicación Isabel Rodrigo Martín.

Comprar

El trabajo se fundamenta en demostrar que las esculturas que aparecen en los capiteles de los templos románicos de la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda tienen un claro fin comunicativo y no sólo artístico: el de transmitir una serie de valores ideológicos y representar los modelos sociales imperantes en la época.

Para llegar a esta conclusión se han estudiado cuarenta capiteles de los pórticos y otros veinte de las portadas de seis templos románicos de la zona de la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda, lugar por el que entró este estilo artístico a la provincia de Segovia.

Comprar Read More

Un calendario segoviano lleno de cuentos

Editado por on Oct 5, 2018

Un calendario segoviano lleno de cuentos

Basado en las ilustraciones de María Albarrán para libros infantiles de la propia Albarrán, Ignacio Sanz o Pilar del Campo, Ediciones Derviche ha presentado el Calendario 2019. Segovia de Cuentos. El Azoguejo, la Catedral, el Alcázar, la Plaza de Medina del Campo, las joyas del patrimonio segoviano sirviendo de motivo para ilustraciones infantiles configurando un original calendario. Cada mes viene ilustrado con un rincón segoviano que ha servido de inspiración para alguno de los trabajos para Derviche de Albarrán, con un texto que sirve de introducción al cuento y que permite a los mayores iniciar un relato… Son ilustraciones de Tesoros de Segovia (Ignacio Sanz), Jerónimo Mimo (Pilar del Campo), Ratón Pérez (María Albarrán), cuentos infantiles ilustrados surgidos también de la editorial segoviana.

Calendario 2019. Segovia de cuentos incluye también

un par de ilustraciones del próximo trabajo de la ilustradora segoviana, que verá la luz en Derviche, la editorial de la librería Entre Libros, en las próximas semanas. Esta vez el patrimonio vuelve a ser el eje conductor de la obra de Albarrán, a partir de una lectura libre de La leyenda del Acueducto, que así se titula el libro ilustrado y que se editará en versión bilingüe, inglés-español.

Con una línea editorial basada eminentemente en temas segovianos, La leyenda del Acueducto será una más de un buen puñado de novedades que la editorial segoviana prepara para este otoño y de cara a la campaña de Navidad. Una colección de relatos históricos, cocina tradicional, guías de running, sin olvidar la reedición de algunos clásicos segovianos, hasta su recuperación por Derviche inencontrables, como Casas Blasonadas de Segovia, El cancionero castellano de Agapito Marazuela, entre otros.

Todos ellos están disponibles en las principales librerías segovianas y, recientemente, desde la nueva web de la editorial segoviana: www.librosderviche.com.

Comprar

 

Read More

SG+360: Guía pictórica de las iglesias de Segovia

Editado por on Oct 2, 2018

SG+360: Guía pictórica de las iglesias de Segovia

(Artículo inicialmente publicado en acueducto2.com)

Madrileño por accidente, segoviano de devoción, Gonzalo Perlado es físico y economista, directivo de empresas de tecnologías de la información. Eso en la vida profesional. El ocio se lo lleva su pasión por la historia, la pintura, la fotografía y el viaje. Y fruto de lo cual es este espectacular SG+360, subtitulado “Jirones de Historia… Un viaje pictórico por las iglesias de Segovia“, en el que Perlado ilustra con acuarela de veladura y un breve texto con datos históricos y toponímicos más de 440 iglesias de la provincia de Segovia. Si no están todas, poco debe faltar. Desde los grandes templos capitalinos a abandonadas apenas ermitas, SG+360 deviene un exuqisito catálogo artístico del patrimonio arquitectónico eclesial segoviano, resultado de más de 15.000 kilómetros recorridos entre 2012 y 2017, 9.000 fotografías. Obra ambiciosa, ofrece una lectura a caballo entre el libro de consulta y el dietario de un viajero. Un libro que no puede faltar en la biblioteca de los aficionados a Segovia y su patrimonio.

Read More

Segovianadas, manual del perfecto segoviano

Editado por on Sep 7, 2018

Segovianadas, manual del perfecto segoviano

La ilustradora Cecilia Uve pasa a libro las “segovianadas” de su popular personaje. Los dichos y topicazos que definen al segoviano, desde su preocupación por el pincho, el “bueno majo”, los largos inviernos, la “rasca” y Perico Delgado. “Dichas y desdichas segovianas”, como reza el sutbítulo, a partir de un grafismo rompedor y de gran personalidad servido con humor, en esta serie de viñetas recopiladas para libro por Derviche, en dos entregas. Segovianadas, Dichos y desdichas segovianas y Segovianadas 2, más dichos y desdichas segovianas.

Comprar

Read More

El Maestro y el Cura, un segoviano en el ‘gulag’ franquista

Editado por on Ago 31, 2018

El Maestro y el Cura, un segoviano en el ‘gulag’ franquista

(artículo inicialmente publicado en acueducto2.com)

Comprar libro

Es una de las páginas más lacerantes de la represión franquista en Segovia. La vida del maestro de la República Ángel Costa, 37 años preso entre cárceles y manicomios hasta su muerte en Quitapesares en 1973.  45 años después de su fallecimiento en el psiquiátrico  su hijo, hoy octogenario, Jaime Costa, ha publicado su historia en El Maestro y el Cura.

En Segovia, tras el 18 de julio, un centenar de maestros nacionales de la República fueron represaliados. Los más ya no volvieron a ejercer, otros padecieron cárcel, sobre una decena fueron fusilados. A Ángel Costa, maestro de Fuentesoto, le conmutaron la pena de muerte por cadena perpetúa pero ya no volvería a ser libre.  “Recorrió casi todas las cárceles del franquismo y casi todos los sanatorios para dementes. Después de la prisión del Cisne lo trasladaron al sanatorio de Ciempozuelos. Posteriormente a Toledo, a la terrible prisión del Puerto de Santa María y en la no menos espantosa de Córdoba”, explica su hijo. Clasificado como paciente de “enajenación mental y pobre”, Ángel recibió la libertad condicional a finales de los 40, por unas horas, pues de modo inminente debía internarse en Quitapesares. “Fue la única vez que le vi en libertad -recuerda Jaime-. Yo era un crío y me dijo: Tienes que ser periodista y contarlo”.

Hijo de José Costa, alcalde que fue de La Granja, Ángel estaba llamado a ser la vanguardia de la renovación pedagógica impulsada por la Institución Libre de Enseñanza. Tras obtener la licenciatura de cinco años, y ya casado con Catalina Arribas, la novena de once hijos y también maestra, fue a parar a Fuentesoto. Ahí empezó a aplicar las nuevas didácticas, basadas en la comprensión antes que la sumisión, en despertar la conciencia antes que en adormecerla. Sus métodos laicos, y el hecho de pisar poco por misa, le granjearon la enemistad del cura, el padre Amancio, a pesar de que ambos mantenían una relación respetuosa aunque distante.

El mapa de la represión

Tras el 18 de julio y a instancias de José María Pemán, un comité local de afines a los golpistas, evaluó a todos los profesores. Había que evitar que la semilla “marxista y masona” se inoculase en mentes inocnentes y torciese con ideas disolventes el genio de la raza, que como no podía ser de otra manera, descansaba en unos correctos cimientos católicos expurgados de toda desviación intelectual. Así que, junto al informe del alcalde y la Guardia Civil, el del cura pesaba en la suerte de aquellos maestros. Alcaldes y guardias avalaron el buen hacer del profesor de Fuentesoto. El cura no. “Contrario en absoluto al Glorioso Movimiento”, “Marxista puro”, “Ateo práctico y teórico”, informó.

Ángel ya no volvería a practicar el magisterio, de modo que fue movilizado y remitido al frente con el grado de subteniente. Hombre rebelde y comprometido con la justicia, el suboficial se negó a cumplir una orden, informar sobre las actividades de un soldado canario sospechoso de espionaje. Fue el fin. El tribunal militar, sacando a relucir nuevamente el informe del cura, le condenó al fusilamiento por  “adhesión a la rebelión“, pena conmutada por la perpetua.
Empezó ahí el calvario de las cárceles, con montoneras de presos en las peores condiciones. Un año, y otro año, y otro año. A veces en enormes galerías con los reos abrumados por la sarna y la tisis, otras en celdas de aislamiento de no más de dos metros por uno, 22 horas al día y con dos horas de paseo por el patio. En una de ellas Ángel intentó suicidarse. Automáticamente aquello le valió la declaración de “alienado”.
En aquella época la psiquiatría española estaba bajo las paradigmas fascistas de Antonio Vallejo-Nájera, que entre otras

barbaridades, consideraba el marxismo una suerte de degeneración somática de la personalidad. Lobotomías, internamientos estrictos, palos, sesiones de electroshock, completaban el “pack” de la psiquiatría de la época. Ser un “rojo alienado” era una sentencia de muerte social en toda la regla.

Tras otro calvario de manicomios, Ángel fue ingresado en Quitapesares. Allí, de vez en vez y durante una hora, podía recibir la visitas de su mujer e hijos. “Yo le vi 20 o 30 veces. Nunca jamás me dio la impresión de demente, de vencido y derrotado sí. Psiquiatras con los que hablé posteriormente me dijeron que mi padre tenía una personalidad esquizoide, que era muy inteligente”, recuerda Jaime. “Me preguntaba mucho por el cura, qué hacía, donde iba, cómo estaba”. Murió de cáncer de estómago -eso pone el parte- en 1973 en Quitapesares.

La verdad 40 años después

Jaime Costa Arribas quedó cojo a muy corta edad, al cuidado de su madre, que había recuperado la plaza de maestra por una recogida de firmas de los vecinos. Su magro sueldo se completaba con interminables sesiones de bordado. El sueldo no daba para que Jaime estudiase. Pero tenía cabeza, él solito, por libre, aprobó el bachillerato y luego los dos primeros cursos de magisterio. El curso final ya lo realizó en Segovia. De ahí a la docencia en Cuevas de Provanco, Encinillas, Nava de la Asunción. Se licenció en Filosofía y Letras, especialidad románicas. De ahí al María Moliner, instituto en que se jubiló a finales de los 90. Costa fue durante muchos años secretario de la UNED, donde reconoce haber disfrutado más de la docencia.

“Cuando me jubilé empecé a pensar en lo que me dijo mi padre: Cuenta la verdad. En el cura, en todo lo que pasó. Sobre todo en el cura. En 20 años no me dirigió jamás la palabra. Me azuzaba al perro. Me despreciaba. Con la ley de Memoria Histórica mi hermano y yo pudimos ver el expediente del proceso militar. Hace dos años empecé a escribir la novela”.

Así sale el Maestro y el Cura, editada por Ediciones Derviche. Narrada en dos tiempos, uno la peripecia del padre y otra la infancia del hijo, el libro, primorosamente escrito, se centra en la confrontación entre cura y maestro recreando el contexto de aquella Castilla profunda de caciques, pobres y curas. “Yo creo que era un hombre inculto, fanático, como eran tantos curas de la época”, explica Jaime. Una figura “renegrecida”, con fama de abusador y libertino, que ante la figura del maestro laico reacciónó de modo implacable y cruel.

No hay sin embargo un tono de ajuste de cuentas en el libro-novela. De fidelidad a la memoría sí. De homenaje al padre y sus ideales, todo. Sencillamente, un libro estremecedor.

Read More